El precio de los mangas

Hace 3 meses 1 6

¡Hola a todos! Hace unas semanas publicamos una entrada sobre cómo se trabaja en una licencia que muchos agradecisteis, ya que os ayudó a entender un poco mejor los entresijos del mundo editorial en España. Así que esta vez he pensado en hablaros de un tema que suele estar en boca de todos. Hablaremos de el precio de los mangas

Hay una norma no escrita (o quizá si, en algún sitio andará) que dice hay que multiplicar por tres el coste de producción de cualquier producto, ya sean mangas, televisiones, bocadillos, o lo que sea:

–  Un tercio para cubrir el coste.

– Otro tercio para contribuir con otros gastos que no son del producto en sí (alquiler de oficina, facturas, packaging, contratación de stands, pósters, anuncios…)

– Y un último tercio para poder cobrar y comprar comida, pagar el alquiler y esas cosas en las que tanto insistimos los humanos.

Pero también hay otra norma: La del sentido común. O lo que es lo mismo, poner un precio acorde al valor del producto y a lo que éste ofrece al consumidor según la experiencia que va a tener con él y según lo que ofrecen otros productos similares del mercado.

¿Cuál de las dos normas se impone a la hora de poner el precio de los mangas en España? ¿Cuanto debería costar según una norma y según la otra? ¡Vamos a verlo!

“Es que en Japón…”

Esclarecer esto es el primer paso para hablar de éste tema: Cuando se habla de los precios de los mangas, una de las primeras cosas que se suele comentar es que un tankôbon en Japón cuesta 400 yenes (unos 3,33 euros) y en España valen unos 8 euros. ¡Mucho más del doble!

Por lo general las comparaciones son odiosas, pero, puestos a comparar, es de recibo hacerlo bien en lugar de quedarnos sólo con los datos que nos interesan y obviar los demás.

Como todos sabéis, en Japón se vende muchísimo manga. Y cuando hablamos de “muchísimo” hablamos de que los mangas más populares cuentan sus tiradas de impresión en, literalmente, millones de ejemplares; y con “muchísimo” también nos referimos a que un manga del montón, de los que conoce sólo un pequeño sector de la población japonesa, puede llegar a imprimir “sólo” 20.000 o 30.000 ejemplares.

La tirada media al imprimir un manga en España suele ser de unos 1.000 ejemplares. Lógicamente, hay algunos privilegiados que imprimen (y venden) más, e incluso mucho más, y con vender 3.000 o 5.000 ya pueden considerarse “pepinazos” en nuestro país. Pero para que os hagáis una idea global, las cantidades standard de impresión de manga (y de cómic, por lo general) en España suelen ir por ahí: Imprimiendo unos 1000 ejemplares y vendiendo algunos cientos.

Establecido el escenario… ¡Empecemos con los números!

Simulacro de edición

Publicar un manga (cualquier libro o lanzar cualquier producto en realidad) implica un coste, y los hay de dos tipos: Costes fijos y costes variables. Los costes fijos son aquellos cuya cantidad no varía, como por ejemplo lo que cobra la imprenta por imprimir el libro. Los costes variables son aquellos que se pagan por porcentajes.

Vamos a simular el coste de producción de un manga standard. Imaginaos que formáis parte del equipo de Letrablanka y que vamos a editar juntos un tankôbon de 200 páginas y sobrecubierta. ¡Qué ilu! 😀

Costes fijos:

Derechos de publicación (lo que se le paga a la editorial de origen para que te dejen publicar su obra): 1000 euros.

Traducción de la obra: 700 euros.

Impresión de 1500 ejemplares: 2500 euros.

Total: 4200 euros

Costes variables:

Porcentaje para el autor/editorial de origen: 10%

Porcentaje standard de distribución: 55%

Total: 65%

Sobre el porcentaje standard de distribución, a priori puede parecer una animalada que una distribuidora se quede con más de la mitad del precio de un libro, pero hay que tener en cuenta que ellos tampoco lo venden al 100%. Las distribuidoras se lo venden a las tiendas aproximadamente a un 65-70% del precio de portada a las librerías, y las librerías son las que lo venden al 100% del precio a los lectores. Lógico. ¡Todos tienen que comer!

Siguiendo con nuestro simulacro, ese manga genial del que hemos conseguido hacernos con los derechos de publicación y que esperamos que haga las delicias de todos los aficionados, nos cuesta sacarlo al mercado la friolera de… 4200 euros. PERO los 1000 euros destinados a derechos son un adelanto de ese 10% de royalty de los ejemplares vendidos (es decir, que no volveremos a pagar royalties a la editorial de origen hasta que su parte por los ejemplares vendidos superen esos 1000 euros de adelanto). Así que vamos a descontarlos. La cifra “oficial” que nos queda para lanzar nuestro manga al mercado se planta en 3200 euros y un porcentaje del 65%. Eso nos deja a nosotros con un porcentaje del 35% del precio de portada del libro.

Hemos establecido que vamos a imprimir 1500 ejemplares, y también que hay una norma no escrita que indica que lo suyo es triplicar el precio de producción, además de por los motivos indicados más arriba, porque lo normal es que no consigamos vender todos los ejemplares.

3200 euros dividido entre 1500 ejemplares= 2,13 euros. Ese es el precio unitario de nuestro fabuloso manga 😀. Así que según la norma de los tercios, deberíamos ponerlo a 6,40 si queremos cumplirla. De esta forma conseguiremos amortizar lo que nos ha costado lanzarlo al mercado con vender 500 ejemplares de los 1500 que hemos hecho.

¡Esperad! Falta descontar el 65% de los gastos variables. Si lo ponemos a 6,40, en realidad estaremos ganando 2,24 por ejemplar… ¡Por Kami-Sama! ¡Sólo 11 céntimos de beneficio por ejemplar! ¡Si los vendemos TODOS ganaremos sólo 165 euros, si es que se venden! :O

Está bien, pues para cumplir con la norma de los tercios y poder ganar 6,40 por ejemplar, 6,40 debe ser el resultado del 35% que nos pertoca. 6,40 x 100 / 35 = 18,28 euros. Es decir, para que nosotros podamos cobrar 6,40 euros por ejemplar, nuestro manga debe tener un precio de venta al público de… 18,30 euros, redondeando.

3200 de coste de producción entre 6,40 euros que nos llevamos por libro al ponerlo a la venta por 18,30 significa que, ahora si, con vender 500 recuperamos lo invertido por lanzar el manga al mercado. Con esto nos quedarían 1000 ejemplares para intentar venderlos y sacar algo. ¿El problema? Que si lo hacemos así, por muy justo que sea el precio según lo que ofrecen las condiciones de nuestro actual mercado (tirada, precio de coste y ventas) estaremos lanzando un manga escandalosamente caro para el lector, cuando hay otros mangas por ahí a 8 euros… Por lo que no venderemos ninguno.

Conclusión

Como está bastante estandarizado que un tankôbon de 200 páginas cueste unos 8 euros en nuestro país, como habréis deducido, la primera solución pasa por conseguir reducir gastos a una cifra más razonable. La venta directa en la que los lectores compran directamente a la editorial (por ejemplo en salones o a través de una tienda online) también ayuda un poco a cubrir costes, pero lo habitual es que la mayoría del material se venda en librerías (como entendemos y apoyamos que así sea, valorando siempre el gran trabajo de nuestros amigos los libreros, que ponen a nuestro alcance las novedades mensuales de varias editoriales en un mismo lugar y sirviendo además de punto de encuentro de aficionados entre si y con los autores).

Otro asunto está en que cuantos más ejemplares se imprimen, más baja el precio unitario. ¿Porque hemos simulado imprimir 1500 ejemplares en lugar de 1000 o de 500? Porque saldría proporcionalmente más caro. Al imprimir 1500 ejemplares el precio unitario de nuestro manga es de 2,13; si imprimiéramos 1000 ejemplares sería de unos 3,00 y si imprimiéramos 500 sería de unos 5,50. Imaginad el precio unitario tan ínfimo que debe conseguirse por imprimir una tirada de 20.000 o 200.000 ejemplares… Pero claro, luego hay que venderlos.

Y en Japón SI los venden.

Así que, respondiendo a las pregunta de la introducción de esta entrada, en el precio de los mangas se impone la norma del sentido común según el mercado con, como podéis suponer, un enorme esfuerzo por parte de todos los eslabones de producción y lanzamiento de un manga. Y como cuantos más ejemplares se imprimen más baja el valor unitario y más fácil resulta salir adelante, toca seguir esforzándonos entre todos por conseguir que lleguen cada vez más lectores que pueblen nuestro mercado para lograr algún día unas mejores condiciones que nos acerquen, aunque sea un poco, a las condiciones de mercados más encarrilados que el nuestro, como el francés o el japonés antes mencionado. ¡Nadie dijo que fuera fácil! 😀

¿Qué os ha parecido esta información? ¿Estabais al tanto? ¿Imaginabais que los tiros fueran por aquí?

¡Un abrazo de editor!

 

 

¡Gracias por compartir!  Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+
The following two tabs change content below.

Toni Kudo

Apasionado del arte de narrar en viñetas. Dibujante, guionista y editor. Hacer llegar buenas historias y que los lectores disfruten de ellas ha sido desde siempre mi modus vivendi.

6 comentarios

  1. Sara

    4 meses ago

    Uf! Al final se encarece mucho el precio final, el producto pasa por muchos intermediarios y eso lo encarece, especialmente el porcentaje que se llevan las editoriales. No le saldría mas barato a un autor imprimir y vender su obra por su cuenta? Así solo tendría que cubrir los costes de producción. Aunque claro, entiendo que así es más difícil vender ejemplares, supongo que una editorial anunciará la obra o facilitará de algún modo su venta.

    Gracias por compartir la info! Cuabto menos es curiosa para saber almenos como funcionan las cosas en este mundillo.

    Responder
    • Toni Kudo

      4 meses ago

      ¡Lógico! Cada intermediario cumple con su función, como puedes comprobar 🙂

      En efecto. La autoedición es una de las opciones que se contemplan hoy en día para publicar una obra (en realidad, yo mismo estoy autoeditando “Superbarna” al publicarlo a través de mi propia editorial). A un autor puede salirle mucho más a cuenta, pero también le implica mucho más trabajo, ya que tiene que preocuparse de muchos otros temas (diseñar el libro, pelearse con la imprenta para conseguir un buen presupuesto… además de hacerse cargo económicamente de todo tanto si el cómic triunfa como si fracasa).

      Publicar en una editorial no siempre garantiza vender más ejemplares. Aunque como mínimo garantiza que alguien ha apostado por tu trabajo lo suficiente como para invertir en tu obra y confiar en ella como embajadora de la editorial. Y con el tiempo, lógicamente, hay más puntos de venta y lectores que confían en una determinada editorial según la van conociendo y confían en el material que publican, por lo que eso puede ser una ventaja. Aunque si un autor llega a un determinado nivel de fama, ¡seguramente al autopublicarse arrastre a sus lectores con él!

      En resumen, a la hora de publicar una obra no hay ninguna opción equivocada, sólo varias opciones que se ajustan más o menos a determinados proyectos y situaciones.

      ¡Gracias por comentar!

      Responder
  2. Max Plaza

    4 meses ago

    Se nota que has tenido que hacer números!!! Jajajaja!!!

    Las editoriales no dan cifras de ventas ni de costes porque no quieren dar ‘información’ a la competencia, no lo comparto, pero entiendo que sean tan poco transparentes.

    Las cifras de ventas en Japón son envidiables y hacen que no podamos comparar precios con ellos. Incluso si nos venimos arriba con este tema, salimos perdiendo si nos comparamos con franceses e italianos.

    Toni, me gustaría pedirte que valorases hacer un artículo sobre el ‘papel’ y qué influencia tiene en el resultado final tanto a nivel estético (tinta, secado,…) y de resultado final; así como a nivel de ‘costes’ si influye mucho poner un papel más ecológico, uno más blanco nuclear o un papel satinado, etc,…

    Gracias por tus artículos!!!

    Responder
    • Toni Kudo

      4 meses ago

      Hola, Max! 😀
      Es que estos números los tengo que hacer para cada publicación XD (por cierto, el término técnico a estas cuentas que hemos hecho se llama “plan de viabilidad”).
      Lo de no dar cifras de ventas puedo entenderlo. Ya no tanto por dar información a la competencia o no (que también), sino porque viene a ser el equivalente a ir explicando cuanto cobras. Cada uno tenemos nuestras propias cuentas personales: Sabemos cuanto cobramos, cuanto necesitamos gastar, cuanto queremos gastar y cuanto queremos guardar. Al dar cifras es fácil que las personas se formen una opinión del tipo “si yo fuera tal persona y cobrara esto, yo lo invertiría en tal o cuál”. Pues con las editoriales pasa un poco lo mismo. No deja de ser información privada que sólo se revela en casos muy concretos para evitar malas ideas, más aun con lo fácil que es que se divulguen por internet. Si nos fijamos, en esta entrada doy datos generales que son de conocimiento general que ya se podían encontrar investigando mínimamente, pero explicados en orden y en una sola entrada 🙂

      ¡La del papel sería una entrada interesante, sin duda! Aunque quizá sería como un mago que explica sus trucos… Le daré vueltas 😉

      Responder
  3. xchan

    4 meses ago

    Llevo años leyendo manga, y años preguntándome por éste tema. Como soy contable ya me imaginaba que el problema de los precios sería la diferencia en la cantidad de ejemplares editados, pero saber las cifras más exactas ayuda a poder hacerse una idea más clara de cómo está el mercado en realidad.
    Muchas gracias por esta entrada y por hacer un esfuerzo para mantener el manga a un precio relativamente asequible 🙂

    Responder
    • Toni Kudo

      4 meses ago

      Hola, Xchan!
      Tampoco es que las cifras del artículo sean muy exactas. Para todas las áreas he utilizado cifras más o menos standarizadas, pero también es verdad que cada publicación es un mundo y hay miles de variantes. Y si: Cuando se habla de si hay o no mercado, nos referimos a eso: A una cantidad de compradores que permitan poner los productos (que aunque servidos de arte, a última hora es lo que son en términos de mercado) a un precio razonable. Como lector y editor yo personalmente creo percibir una mejora en los últimos 10-15 años. ¡Yo creo que se va por buen camino! Basta con seguir leyendo 🙂
      Gracias a ti por tu comentario. El esfuerzo es realmente conjunto, tanto de los que publican como de los que deciden comprarlo 😉

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR