Cómo se trabaja en una licencia

Hace 8 meses 1 0

Hola a todos!

Hace poco comentamos el cambio de periodicidad de Radiant. En esa misma entrada comentábamos también que (por fin) acabábamos de recibir los materiales para trabajar en el ansiado tomo 4. Pero… ¿Qué implica “trabajar en el tomo”? Aquí va una pequeña guía para aquellos que queráis saber más sobre la edición de manga (y de cómic y libros en general).

Traducción

Una vez los derechos para publicar una licencia ya han sido concedidos, lo primero que hay que hacer es traducir la obra. Para ello puede recurrirse a una empresa externa como Daruma Serveis Lingüistics, que fueron los encargados de traducir Kyoko y Papá. Eso si es que no se cuenta con algún colaborador interno como Fidel, miembro de Letrablanka que se encarga entre otras tareas de traducir el material que viene de Francia (como City Hall y Radiant), o recurrir a algún colaborador externo, como Ester Guardia que fue la encargada de la traducir Nemurubaka del japonés.

Montar (y diseñar) la maqueta

El volumen de trabajo de este paso depende del tipo de materiales que ceda la editorial de origen de la licencia. En el mejor de los casos, los materiales incluyen la maqueta original ya diseñada con las páginas colocadas y las cajas de texto para los globos ya creadas. Por lo que, si el formato es el mismo que el de la edición original, “sólo” hay que cambiar el texto de un idioma a otro y algunas labores de diseño (sustituir el logo de la editorial de origen por el de la editorial a la que se han cedido los derechos, anuncios de otras obras de la editorial en las páginas finales, etc).

En el peor de los casos los materiales pueden consistir en los archivos de las páginas del cómic con buena calidad de resolución… y ya. Eso implica tener que crear el archivo de la maqueta desde cero, colocar las páginas del tomo una por una y crear los recuadros donde colocar los textos traducidos (y, según el caso, hasta borrar el texto original de las páginas con Photoshop), lo cuál puede llevar algunos días. También puede ser que haya que crear un logotipo para adaptar el logo original al español, que haya que retocar carteles dibujados, onomatopeyas, texto mezclado con trama en el original…

Revisión de textos

Una vez está el texto traducido y tenemos una maqueta en el que dicho texto ha sido volcado, toca revisarlo. Hay que aplicar dos tipos de revisión: Una artística y otra gramatical y ortográfica.

La revisión artística (término que acabo de inventar vilmente pero que describe a la perfección esta fase del trabajo) consiste en revisar si las expresiones utilizadas son adecuadas o si se pueden cambiar por alguna que encaje mejor con el contenido de la obra o la escena. Porque traducir no es sólo pasar el texto de un idioma a otro, sino que a menudo hay que adaptar expresiones o formas de hablar para que la lectura en nuestra propia lengua sea completamente natural, como encontrar algún símil para adaptar un juego de palabras; cambiar una referencia cultural por otra o similar. Ello implica que el traductor a menudo tiene que tomar decisiones de su propia cosecha para encontrar el sustituto que le parezca más adecuado para aquella expresión del idioma original que es intraducible y otros casos, como al hablar con jerga.

En definitiva, la revisión artística del texto consiste en asegurarse que todas las conversaciones se entienden bien, que las expresiones utilizadas son las correctas, que tienen el tono adecuado en cada escena y en sugerirle al traductor soluciones para los posibles problemas que se puedan encontrar en la lectura. En cambio, la corrección gramatical y ortográfica se trata de garantizar el correcto uso de la lengua, evitar que se cuelen faltas de ortografía y el correcto uso de la letra cursiva, utilizada para aquellas expresiones mal escritas deliberadamente para que se lean fonéticamente (“¡¡eres un colgao!!”) y, dependiendo de lo fino que se quiera hilar en la jerarquía tipográfica, en las palabras extranjeras implementadas en nuestro idioma (“no puedo quedar, tengo varios encargos con deadlines muy próximas”).

En la traducción de esta viñeta, la actitud jocosa del policía hizo que se propusiera “¡Largaos antes de que os empapele!”, expresión coloquial correcta para “detener/abrir expediente a alguien”. En la supervisión artística se observó que en una sociedad como la de City Hall donde el papel no existe desde hace 200 años, probablemente ya nadie utilizaría la expresión “empapelar” porque nadie habría conocido el uso del papel para formularios o expedientes.

“Ok” de la editorial de origen

Con el trabajo del tomo completamente revisado y acabado, falta enviárselo a la editorial de origen para que lo revisen y den su propio visto bueno. Como todos tenemos nuestra propia agenda, el tiempo que pueden tardar en revisar y dar el “ok” puede variar en cada caso, desde un par de días a un par de semanas ¡Nunca se sabe! De todas formas, lo más normal es que intenten darse toda la prisa posible para no frenar el desarrollo y lanzamiento de la obra. En el momento de escribir estas líneas, Radiant 4 está en este punto del proceso, con el material de la edición española preparado esperando el ok de Ankama.

Impresión y distribución

Cuando la editorial de origen da el OK, toca ponerse manos a la obra para imprimir y distribuir el tomo.

Antes de imprimir los ejemplares de la publicación, la imprenta imprime, valga la redundancia, una versión del libro en papel normal y corriente. Es una versión casera que contiene las líneas de corte (que permiten ver por donde se va a cortar la página y comprobar los correctos espacios de los márgenes y viñetas a sangre) y los cuadernillos que van a componer el tomo o libro en cuestión. Cada cuadernillo se compone de 8, 16 o 32 páginas, y hay que asegurarse de que los cuadernillos están numerados correctamente y que las páginas dentro de estos se han colocado en el orden adecuado. A esta versión casera hecha para revisión se le llama “plotter“, y son las impresiones que os enseñamos con emoción máxima en esas fotos tan monas que subimos cuando vamos a la imprenta a revisarlos.

Esta misma semana subimos una foto de los plotters de “Superbarna”. En la foto pueden apreciarse tanto las líneas de corte como la numeración de los cuadernillos en forma de pequeños (MUY pequeños) recuadros negros, en la esquina superior izquierda de la foto. Curiosidad: Los encuadernadores no necesitan ver los números de los cuadernillos para colocarlos en orden. Les basta con ver la altura a la que están impresos. Si cuando están todos juntos los recuadros negros forman una línea descendente, es que están en el orden correcto.

Por último, o mejor dicho, en algún punto de este proceso, cuando la salida del cómic de imprenta esté razonablemente cerca toca acordar con la distribuidora la fecha de distribución en librerías. La distribuidora anuncia la publicación entre sus clientes (las librerías) dos semanas/un mes antes. Aquellas que decidan comprarlo lucirán el cómic orgullosos (o en algún rincón cerca del suelo, depende del caso) en sus estanterías, listo y preparado para que podáis haceros con él y satisfacer vuestras ansias de lectura 🙂

Espero que lo hayáis encontrado interesante. ¿El proceso es más o menos como imaginabais?

¡Un abrazo de editor, nos leemos en el futuro!

 

¡Gracias por compartir!  Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+
The following two tabs change content below.

Toni Kudo

Apasionado del arte de narrar en viñetas. Dibujante, guionista y editor. Hacer llegar buenas historias y que los lectores disfruten de ellas ha sido desde siempre mi modus vivendi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies